Cuencos Tibetanos

La vibración y los armónicos emitidos por un cuenco cantor al ser percutido o frotado, ocurre por  estar fabricado con metales puros, entre siete y nueve, además de la destreza en su elaboración mediante la técnica del "recocido".  Así se obtienen las sonoridades mágicas que envuelven la mente y sanan el alma. 

La vibración y los armónicos emitidos por un cuenco cantor al ser percutido o frotado, ocurre por  estar fabricado con metales puros, entre siete y nueve, además de la destreza en su elaboración mediante la técnica del "recocido".  Así se obtienen las sonoridades mágicas que envuelven la mente y sanan el alma. 

Más

Cuencos Tibetanos No hay productos en esta categoría

Subcategorías